En siete pasos te contamos cómo puedes implementar un Sistema de Gestión Energética

Anteriormente hablamos de la importancia de la gestión energética en empresas y de sus beneficios, en esta ocasión repasaremos algunos pasos para implementar un Sistema de Gestión Energética.

Lo principal de esto es que no se debe tomar como un proyecto o mejora que se hace solo una vez, si no que se debe mantener el proceso incluso para largo plazo ya que las mejoras son progresivas y continuas.

  1. Escenario inicial

Es necesario determinar las áreas de la empresa sobre las cuales va a influir la implementación del SGEn, darles participación a las mismas e involucrarlas para trabajar en forma conjunta y coordinada.

Cabe acotar que la dirección de la empresa debe estar comprometida en apoyar todo lo relacionado a las nuevas políticas energéticas por lo que ha de estar de acuerdo en asignar recursos de toda índole.

2. Compromiso con el SGEn

El compromiso es fundamental para poder mejorar, para ello es necesario determinar el alcance y los limites del mismo, y luego formar un equipo que será responsable de gestionar el programa de gestión. Compromiso que debe llegar a todos los estratos de la empresa.

3. Evaluar el desempeño energético

Entender cómo, dónde y para qué se consume energía en una organización es fundamental para poder identificar oportunidades de mejora.

Para esto es importante en primer lugar recopilar datos energéticos fiables de cada una de las fuentes de energía que se consumen. Esta información se puede obtener realizando mediciones in situ y estudiando las facturas de los servicios.

4. Establecer objetivos y metas

Ya detectadas las oportunidades de mejora se deben fijar los objetivos y metas energéticas deseadas. Es recomendable que las metas y objetivos puedas ser medibles, realistas, apropiadas y con un tiempo definido.

También puedes implementar un Sistema de Gestión Energética así:

5. Crear planes de acción

Luego de establecer los objetivos se debe proceder a elaborar una ruta con los planes de acción necesarios. Una buena práctica es dividir las acciones en etapas o pasos más pequeños, cada uno de ellos destinados a cumplir con objetivos y metas específicas.

6. Poner en práctica los planes de acción

En esta etapa se ejecutan cada una de las acciones planificadas en el paso anterior. Para lograr que el plan de acción se desarrolle cumpliendo con las metas y objetivos

Para eso debemos cumplir estos puntos:

  • Capacitación y adquisición de nuevas habilidades por parte del personal
  • Registro de actividades
  • Plan de comunicación
  • Generar documentación

7. Evaluar el progreso y reconocer los logros

El último paso para evaluar los resultados del sistema corresponde a los altos niveles de la organización. Estos se deben encargar de revisar los resultados del desempeño energético, analizar el cumplimiento de las metas y determinar las acciones necesarias para garantizar el proceso de mejora continua del SGEn.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *