¿Por qué la falta de agua amenaza la producción de energía?

¡Hola a todos! Esperamos que se encuentren súper bien. Hoy les queremos hablar de un tema muy importante y resonado en las últimas semanas: ¿Por qué se dice que la falta de agua amenaza la producción de energía?

¿Están listos? ¡Vamos!

Lo primero que debes saber es que este es un problema que afecta directamente a ambos sectores. Es decir, así como la disponibilidad del agua amenaza la viabilidad de los proyectos energéticos a nivel mundial, la dependencia de los servicios hídricos de la oferta de energía, también impactará en la capacidad de proporcionar agua potable y el saneamiento. 

¿Cómo así?

Fácil… Las centrales termoeléctricas utilizan para su refrigeración cantidades significativas de agua dulce. Si el agua no está disponible o se encuentra demasiado caliente, las centrales eléctricas se ven en la obligación de reducir la producción de electricidad o, en el peor de los casos, dejar de producir por completo. 

Si se fijan es todo un proceso cíclico. El cambio climático ha afectado tanto al planeta que estamos viviendo cada vez más intensas olas de calor y períodos de sequía, lo que ha puesto presión en el sector eléctrico. 

Se preguntarán por la energía a partir de fuentes renovables. Esto también se fe afectado ya que en los períodos prolongados de sequía, no es suficiente este mecanismo de compensación, lo que produce interrupciones de energía y apagones. 

La energía necesita agua y el agua necesita energía…

Hoy en día, debido a que es un problema de carácter global, se busca la carbononeutralidad en distintos países del mundo. Entre ellos, Chile. 

Se estima que el consumo de energía en el sector del agua puede reducirse hasta en un 15% para 2014 si es que se aprovechan los potenciales de eficiencia energética y de recuperación de energía disponibles en el sector del agua. “Los mayores ahorros son posibles en el tratamiento de aguas residuales, desalación y suministro de agua”, según reseñó ecopost.

¡Se puede revertir el cambio climático! Y la solución parte por nosotros…

Pregúntanos cómo aquí…

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *