Tips para mejorar el ahorro en casa y en el trabajo…

¡Okey! Ya les hemos hablado acerca del consumo vampiro, de cómo convertirse en consumidores responsables, Ley de eficiencia energética y por supuesto, el gran sueño de Chile de alcanzar la carbono neutralidad para 2050. 

Nosotros, desde nuestros hogares y puestos de trabajo, podemos aportar nuestro granito de arena con pequeños cambios de hábitos que además, estamos seguros que se verán reflejados en sus bolsillos y por supuesto, en la economía de su lugar de trabajo.

Es por eso que preparamos esta pequeña guía con 10 tips para mejorar el ahorro. ¡Que lo disfruten!

Al comprar un refrigerador, encimera, cocina, microondas o cualquier artefacto eléctrico, fíjate en la etiqueta de la electricidad. La etiqueta va desde la letra A, hasta la letra G. Siendo A la más ahorradora y la G, la que más gasto de energía acarrea. Lo ideal es adquirir A++.

Evita refrigeradores con escarcha. ¡Consumen muchísima energía! De hecho, lo recomendable es que, si ya tienes uno con escarcha, lo descongeles periódicamente porque ésta crea una especie de aislamiento que trae consigo un 20% más de consumo energético suplementario. 

Abre el refrigerador sólo cuando sea necesario. Así como también, no introduzcas alimentos calientes en su interior. Regula su termostato al mínimo, no es necesario usar toda la potencia y mantengan limpio la parte trasera del artefacto ya que la acumulación de polvo reduce el rendimiento y aumenta el consumo de energía eléctrica. 

Evita encender luces durante el día y apágalas cuando no las estés utilizando. 

Adquiere ampolletas de ahorro energético. ¡Basta de comprar las tradicionales!

Al encender la lavadora, lava a carga completa y con agua fría. Si es posible, evita el uso de la secadora, aprovecha el calor del sol para secar la ropa. 

Desenchufa tus artefactos eléctricos. Se puede ahorrar hasta un 10% de ahorro energético sólo desenchufando los equipos que no estás utilizando en ese momento. Apaga el computador o colócalo en modo ahorro también.

Si calientas mucha agua en el hervidor, guarda el resto en un termo. Se mantendrá caliente y no tendrás que enchufar tantas veces al día el hervidor. Asegúrate de llevar un termo hermético a tu trabajo.

Si utilizas calefactor eléctrico, hazlo sólo en los lugares necesarios. No en zonas de transito. También, sella puertas y ventanas de tu casa, así no desperdicias el calor. 

10° La temperatura ideal es de 21°, no la temperes más de lo que sea necesario. En todo caso, prefiera usar calefactores con pellet. Sale mucho más económico y el gasto energético es cero.

Te invitamos a hacer un ejercicio. ¡Pon estos tips en marcha durante tres meses! Anota los cambios y verás como cambia tu presupuesto en casa. ¡Nos cuentas qué tal te fue! 

Y si deseas que te ayudemos en tu empresa, ¡Pongámonos en contacto! 

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *